He perdido la ilusión

Abril: iniciando nuevos proyectos, un millón de planes por hacer, la cabeza llena de historias bonitas que contar y ganas infinitas de transmitir al mundo lo feliz que se puede ser si haces lo que te gusta.
Julio: estrés, desilusión, cabeza llena de ‘y si…’, mil decisiones que tomar… Y los días pasan sin que apenas pueda saborearlos, ni disfrutar de las cosas buenas que me dan, simplemente las horas pasan y yo con ellas. La misma rutina y la misma sensación de querer que el día acabe cuanto antes.
Continue Reading