La risa y la sonrisa

Me apuesto lo que sea a que no hay ningún día en tu vida en el que no te rías al menos una vez.

Pero, te has preguntado ¿qué es la risa? ¿por qué nos reímos? y ¿para qué sirve?

A mí, me ha dado por preguntarme esto, y me puse a investigar acerca de los beneficios que produce la risa en nuestro organismo, no solo a nivel anímico, sino terapéutico.

Eso sí, la que me interesa es la risa como respuesta que da el organismo para expresar alegría, felicidad y emociones positivas que reflejan un excelente estado anímico del ser humano.

La risa es algo innato, nadie necesita aprenderla; sin embargo, los problemas de la vida  como el estrés, la ansiedad, etc., nos llevan a reír cada vez menos.

Un estudio asegura que los niños de hasta 6 años ríen una media de 300 veces al día mientras que un adulto considerado muy risueño lo hace unas 100, y uno con poco sentido del humor tan sólo unas 15. Con los años vamos perdiendo la capacidad de hallar el lado positivo y divertido de la vida, nos vamos llenando de recuerdos serios y la risa es cada vez más costosa.

Juan Jesús Hernández, responsable del Plan de Salud en la Cruz Roja, explica que tomarse la vida con optimismo y buscar el lado positivo de la vida es muy importante porque aumenta la capacidad que tenemos para superar nuestros problemas, que lógicamente van a seguir existiendo, pero que nuestra forma de enfrentarnos a ellos tiene muchas más posibilidades de éxito.

Esto no quiere decir, que la risa y la sonrisa por sí mismas vayan a solucionar nuestros problemas, pero sí, que contribuyen a darles una dimensión adecuada.

Comer bien hacer deporte o dormir lo necesario son hábitos saludables que poco a poco incorporamos a nuestra rutina, pero también debemos añadir la sonrisa, para estar más sanos, y no solo es cuestión de intuición, la ciencia lo corrobora. Hay más de 160 estudios que demuestran que las personas que más sonríen viven más y viven mejor. Con lo cual, hay un aval científico para poder decir que la sonrisa es un hábito saludable que nos hace mejorar nuestro nivel de salud.

Una sonrisa, puede disminuir dolores de cabeza, mejorar el rendimiento, reducir el estrés y aportar serenidad.

Y además de los beneficios para nuestra salud, la sonrisa nos ayuda en nuestra relación con las personas. Ya que, nos hace más atractivos a los ojos de los demás.

Sin duda, el reír nos hace olvidar por un momento nuestros problemas, mientras uno ríe no existe nada más, es como si mientras reímos el mundo se hiciera a un lado y durante esos momentos solo existiéramos nosotros.

¿A qué esperas para reírte?

Continue Reading

Yo y mi manía de mirar a todos lados

Siempre voy fijándome en absolutamente todo mientras ando por la calle.

Con razón que alguna vez me haya chocado con esos elementos de mobiliario urbano llamados farolas.

El caso es que por esta manía, aunque no sé si lo debería llamar así, a veces observo cosas que no me gustaría ver, como gente lanzando escupitajos al suelo, o utilizando otros instrumentos en vez de un pañuelo, para sonarse los mocos… Asquerosidades aparte, quiero decir que gracias a esta costumbre de observar todo a mi alrededor, a veces descubro cosas como estas.

Un cartel de cartón en el suelo en el que se lee lo siguiente: “Acepto cualquier trabajo”… Y, al continuar mirando desde el suelo hacia arriba, toparme con un hombre perfectamente aseado y vestido, en posición firme y con semblante serio y triste.

En ese momento, como mi cabeza nunca puede estarse quieta, y menos ante este tipo de cosas, comienza a dar vueltas pensando en la forma en la que podría acercarme a ese hombre y preguntarle por su situación. “Hola, ¿qué tal? Soy María, he visto el cartel…”. No. “Hola, he visto el cartel y…”. Tampoco. A todo esto, mi cuerpo ha empezado a caminar hacia el hombre, sin que mi cabeza se haya percatado de ello, por lo que, en el momento que me doy cuenta ya estoy frente aquel hombre y las palabras salen solas.

No me acuerdo ni de lo que le dije. Pero los ojos se me llenaron de lágrimas y eso no era lo que tenía que pasar, no era el momento para que eso ocurriera. Sabía que era lo que quería decirle, pero no cómo… (Qué bien me habría venido un ‘Cómo hablar con un desconocido para explicarle algo que le puede ayudar’, algo así sería el título jaja). Cuando mi cabeza ha reaccionado le estaba explicando una labor maravillosa que llevan a cabo mis padres para ayudar a personas desempleadas a encontrar un nuevo trabajo.

Esta idea surgió a raíz de otro grupo del mismo estilo que ayudó mucho a mi madre. Las reuniones consisten en proporcionarles las herramientas para que ellos mismos puedan construir el camino hacia una búsqueda de empleo óptima. En muchos de los casos es una situación complicada, ya que se presentan unos handicap con los que tenemos que ser capaces de lidiar. La edad, la necesidad inmediata de conseguir un trabajo, la situación económica y personal de cada uno, etc. pero todo eso es lo que nosotros en estos talleres de Búsqueda Activa de empleo, les ayudamos a solventar, explicándoles la mejor manera de actuar frente a ellos, y enseñándoles cómo podemos utilizarlos a nuestro favor.

Si conoces a alguien que pueda necesitar ese empujoncito para salir del bache o crees que a ti puede serte útil, no dudes en ponerte en contacto conmigo, para informarte de fechas y horarios de las reuniones 🙂

Continue Reading

Que nadie te corte las alas

Hoy es el día de mi cumpleaños.

Y llegados a este punto, me ha dado por plantearme si realmente estoy haciendo todo lo posible por llegar a dónde realmente quiero estar. No quiero ser una más de esas personas que se conforma con todo lo que tiene, y que no pone remedio a  las cosas que no le dejan ser feliz.

El otro día, Bertín Osborne le preguntaba a David Bustamante, que si realmente él había llegado ya hasta la cima de todos sus sueños, o aún le quedaba algo más por hacer. Y me encantó su respuesta: “Cuando sientas que has tocado techo, siempre tienes que empujar un poco más porque todavía puedes subir más alto”. Creo que nunca tenemos que conformarnos, es decir, creo que no debemos de acomodarnos en la zona de confort y vivir siguiendo siempre la misma rutina, creo que es muy necesario que sepamos que, fuera de esas cuatro paredes de comodidad, se encuentra siempre lo mejor. Que uno no puede ser más alto, más guapo o más delgado, sin moverse de donde está, pero tampoco puede ser más feliz o mejor persona si no deja de hacer siempre lo mismo.

Que no es bueno aguantarse porque “es lo que hay”, que no tenemos que seguir siempre las normas porque “es lo correcto”, que solo nosotros podemos hacer de nuestra persona una persona única e íntegra en cada una de sus facultades. Que es muy importante ser feliz, y sobre todo, nunca dejar que nadie nos corte las alas, porque somos nosotros los que decidimos lo alto que queremos volar.

Y yo, cada día tengo más claro a lo alto que quiero llegar, y ya estoy en el camino. Siempre hay que soltar el lastre que nos pesa para poder seguir avanzando, y hablo de todo, de relaciones, de amistades, de trabajos, de jefes, de rutinas…

Cada vez me doy más cuenta de que la vida solo es una, y que hay que aprovecharla bien. Que ya está bien de obedecer las normas porque es lo que hay que hacer, que hay que salir de los convencionalismos, y que cada día es el día perfecto para hacer todo lo que siempre has querido hacer. Que las metas es mejor que sean a corto plazo, para no distraernos mientras las alcanzamos. Que todo en pequeñas dosis sabe mejor, aunque te deje con las ganas. Que la vida hay que beberla a sorbitos pequeños, para que dure, pero hay que disfrutar cada trago como si fuera el último. Que los amigos de verdad son los que se cuentan con los dedos de una mano, y que el que no aporte, que se aparte. Cada uno es mayorcito para saber por quién merece la pena arriesgar.

Y como me decía uno de mis amigos en su felicitación, si por algo me caracterizo, es porque cada paso que doy es siempre con las cosas muy muy claras y llena de positivismo, aunque todo parezca una locura, os prometo que en mi cabeza tiene sentido. Y es el sentido que yo le quiero dar. Porque tengo muy claro hacia dónde me dirijo, y sé que si trabajo cada día, dando pequeños pasitos, la meta estará a la vuelta de la esquina, cuando menos me lo espere.

“Porque de vez en cuando en vez de hacer lo correcto, merecemos hacer lo que nos hace felices”.

Continue Reading