Diez consejos para aprovechar la vida

Cuando leí el titular de esta noticia no sabía que era lo que me iba a encontrar. Esperaba que fueran los consejos de expertos, médicos, psicólogos, no sé.

Lo que menos me esperaba que fueran las reflexiones de un hombre enfermo que no sabe cuánto tiempo le queda de vida.

Esta es la historia de Dennis Wright, un estadounidense de 66 años, al que en 2009 le diagnosticaron un gliobastoma, un tipo de cáncer cerebral muy agresivo, con el que los médicos no dan muchas esperanzas de vida.

Tras esta noticia, Dennis decidió que lo que debía hacer era contar su vivencia para ayudar a personas en su misma situación, pero lo que él no sé si pensó, es que con esto nos ayuda a todos a valorar lo más importante que tenemos en este mundo, que es nuestra vida, y a exprimirla al máximo, y a no dejar para mañana lo que nos apetezca hacer hoy.

A través de su blog El huésped no invitado, y bajo el título Consejos de un moribundo, Dennis decidió compartir con sus lectores diez consejos para aprovechar la vida como si cada día fuera el último.

Ahí van:

  1. No desperdicie sus días trabajando en un oficio que detesta. La vida es demasiado corta como para disfrutarla únicamente por la noche y los fines de semana.

  2.  Si en su vida pasa algo malo e inevitable, intente adaptarse y no lamentarse.

  3. Si considera que hay algo que pueda cambiar, trate de conseguirlo por todos los medios. Intente comprender la esencia del problema y descubrirá que se puede resolver.

  4. No existen buenas y malas decisiones. Si ha hecho algo que cree que es incorrecto, aprenda la lección y corríjalo la próxima vez. Sentarse a llorar por lo que ya ha hecho es una pérdida de tiempo.

  5. No se arrepienta del pasado, es imposible cambiarlo. Viva del presente, pero no el de un sólo momento, pues es demasiado corto. El ahora tan sólo abarca un poco del pasado, un poco del presente y un poco del futuro. 

  6. Discúlpese con la gente a quien siente que podría haber hecho daño. Nadie es perfecto, por lo que ha de admitir la responsabilidad que tiene en el sufrimiento de otro.

  7.  Sea abierto de mente y acepte nuevas ideas y posibilidades.

  8. Intente conservar el sentido del humor, aunque sea complicado.

  9. Carpe Diem, o lo que es lo mismo, aproveche el momento.

  10. No tema a la muerte. Si no tiene miedo a eso, no temerá nada que le depare la vida.

Deja un comentario