Y de repente te dice que aflojes…

El cuerpo es muy sabio. Y por eso hay veces en las que de repente sientes que te está diciendo que aflojes, que descanses, que te cuides. Que ya es hora de tomarse un respiro o simplemente de respirar. Que es momento de parar, de reflexionar, de valorar…
Vivimos la vida deprisa. Muy muy deprisa. Más deprisa de lo que nos convendría. Vivimos obsesionados con el trabajo, las facturas, las redes sociales, el gimnasio, las dietas… Y muchas veces no sabemos ni siquiera el por qué de lo que hacemos. ¿Para qué vas al gimnasio? ¿es porque te sientes bien, o es porque la sociedad te dice que lo hagas? ¿Disfrutas trabajando en lo que trabajas, o te conformas diciendo que “es lo que hay”? ¿Te estás dedicando tiempo para ti mismo? ¿Pasas todo el tiempo que te gustaría con tus amigos? ¿Llamas a tu familia cada semana?
Cuántas y cuántas cosas se me pasan por la cabeza en este momento en el que mi cuerpo ha dicho ¡basta!
Estoy en ese momento de pensar y valorar todo lo que está sucediendo a mi alrededor. ¿Es lo que realmente quiero que pase?
Para, disfruta del silencio, reflexiona y vive. 

Deja un comentario